Protección edificación: Seguridad colectiva e individual

 

Cuando hablamos de la seguridad de los trabajadores en el sector de la construcción y en el mundo de la protección de edificaciones, tenemos que tener en cuenta que existen dos modos para garantizarla. De esta manera, hay que distinguir entre la seguridad colectiva, por la que velamos principalmente en nuestros trabajos verticales, en Gravity Works, y la seguridad individual, igual de exigente y la que, en consecuencia, llevamos a cabo los propios profesionales de nuestra empresa de protección para instalar esas protecciones colectivas.

Haciendo memoria histórica, habría que destacar que a nivel de seguridad y protección en obras civiles y edificaciones de cualquier tipo, la seguridad colectiva era una gran desconocida en el panorama nacional. Fue a partir del contacto con países vecinos, como Francia, que la dimensión y la necesidad de garantizar la protección de los trabajadores en el desarrollo de su actividad, cogió importancia y comenzó a gestarse de tal modo que, hoy, nuestro territorio se ha convertido en el más potente en seguridad colectiva frente al resto del mundo. Allí, prima la seguridad individual.

Empresa pionera del sector y todo un referente en seguridad colectiva para la protección de cualquier edificación, cuando se suceden obras, reformas o rehabilitaciones, desde el blog de  Gravity Works, hoy queremos hablaros sobre una diferenciación básica que debemos tener en mente para saber qué tipo de protección se ajusta a las medidas de nuestra obra y, por tanto, qué tipo de protección habilitaremos y facilitaremos a nuestros trabajadores para que realicen su cometido sin necesidad de temer por sus vidas.

La seguridad individual, como decíamos, es la menos aplicada en el territorio español, donde prima la seguridad colectiva. Pero para garantizar una, debemos dominar la otra.

Los profesionales de todo trabajo vertical viven en la soledad y la independencia de su trabajo, del mismo modo que lo hacen miles de obreros, operarios y técnicos alrededor del mundo. Es decir, en la seguridad individual se garantiza la seguridad de cada individuo, de modo que su objetivo es proteger al trabajador frente a agresiones externas, del tipo que sean, y que puedan presentarse en el desarrollo de la actividad laboral (protección de edificación, protección de obra civil, señalización y balizamiento, trabajos verticales, instalación de redes deportivas…). Su misión es reducir las consecuencias personales, o lesiones, que ésta pueda producir en el trabajador, protegiéndole de los riesgos que puedan amenazar su seguridad.

Por otro lado, encontramos la seguridad colectiva, que es aquella protección en edificaciones cuyo objetivo es la protección simultánea de varios trabajadores expuestos a un determinado riesgo. Para ejemplificarlo y entenderlo mejor, en la seguridad colectiva encontraríamos los sistemas utilizados contra caídas desde las alturas como barandillas, pasarelas, redes de seguridad, andamios, enrejados, cubrimiento de agujeros… muy utilizados en estos sectores de la construcción y la rehabilitación de edificios.

En la protección individual el operario se mantiene bajo su línea de vida con la que se desplaza asegurado por arneses que lo protegen, única y exclusivamente a él; mientras que en la protección colectiva, los operarios no disfrutan de este equipamiento propio, pero tienen la misma seguridad al saber que existen otros métodos que, en caso de accidente, les protegerán de modo distinto, pero igual de efectivo.

Los operarios de trabajos verticales como son los profesionales de nuestra empresa, Gravity Works, trabajan con la certeza que nada les protege a ellos en la protección de cualquier edificación frente a una obra, no hay nada. Son ellos quienes están disponiendo la seguridad para garantizar la protección de quiénes, después, trabajarán en ese mismo lugar. Es por eso que, nuestros trabajadores son los primeros en garantizar su seguridad individual, a la vez que cubren las necesidades y expectativas de una seguridad colectiva para el consiguiente desarrollo de la obra que proceda.

En nuestro país, prima la protección de edificaciones colectiva por encima de la individual. La realidad de esto es triste, pues mayoritariamente sucede porque los trabajadores no tienen la suficiente disciplina y formación para llevar a cabo una seguridad individual. Fuera de España esto es al revés, pero por nuestra forma de ser (y la del resto del sur de Europa) y nuestro agitado y acelerado modus vivendi, hemos conseguido desarrollar, mejor que nadie, la seguridad colectiva más evolucionada, y Gravity Works se ha convertido en una de las empresas pioneras y más avanzadas en este tipo de protección.