Líneas de vida, una de las mejores protecciones colectivas

Las protecciones colectivas son aquellas técnicas de seguridad que tienen el objetivo de proteger simultáneamente a varios trabajadores, que estén expuestos a un determinado riesgo. Un ejemplo de protecciones colectivas seria, por ejemplo, los sistemas que se utilizan contra caídas de altura como el cubrimiento de agujeros, enrejados, andamios, redes de seguridad, pasarelas, barandillas…

¿Por qué las líneas de vida son consideradas protecciones colectivas?

Las líneas de vida hacen posible el tránsito, realización o permanencia de trabajos en aquellas zonas en las que existe más riesgo de caída a gran altura, donde se hace necesario e imprescindible, siguiendo la normativa vigente, la instalación de estos sistemas de protecciones colectivas.

Existen líneas de vida verticales y líneas de vida horizontales:

Las líneas de vida horizontales son protecciones colectivas preparadas para trabajos verticales horizontales en los que hay un riesgo de caída a diferente nivel y se instalan principalmente como anticaídas, para evitar accidentes laborales.

Dentro de las líneas de vida horizontales existen las rígidas y las flexibles;

Las líneas de vida horizontales y flexibles son aquellas hechas con materiales, cables de metal o cuerdas de trabajo que se desvían con el impacto que se genera en la caída, pero no están generalmente diseñadas para trabajos de suspensión.

Las líneas horizontales rígidas no generan flexión con el impacto y hacen que su comportamiento sea distinto al de las flexibles. De hecho, se consideran más seguras porque no hay flexión y la distancia libre mínima necesaria se reduce y generan menos cargas, porque los rieles de anclaje o los perfiles generan el efecto multiplicador del cable y los extremos no sufren tanto como las flexibles. Además, más personas pueden anclarse a ellas de forma simultánea.

La línea de vida verticales, por su parte, son sistemas anticaídas que se componen de un cable, riel o cuerda y se amarran por un dispositivo anticaídas deslizante o carro, dando protección a desplazamientos verticales que implican un riesgo de caída de altura. Se instalan para adecuar escalas que ya existen y también como escalas nuevas que incorporan las líneas de vida.

La línea de vida soporta la fuerza del impacto de la caída y protege al trabajador, frenando de forma progresiva dicha caída y absorbiendo el impacto creado por la misma, de modo que protege al trabajador y también a los soportes del anclaje.

Dentro de las líneas de vida verticales encontramos de tres tipos;

Línea de vida vertical para escaleras; Cuando hay una situación de ascenso por escaleras que supone un riesgo de caída o siniestralidad laboral se utiliza este sistema de seguridad.

Línea de vida vertical portátil; Es otra de las protecciones colectivas que se utiliza de forma esporádica y el proceso para ser instalada no constituye un peligro de caída

Línea de vida vertical fija; La instalación de este tipo de líneas de vida se lleva a cabo en ubicaciones en las que el trabajador está expuesto a riesgos de caídas.




Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked (*).

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>